domingo, marzo 08, 2009

Ulls Buits

Caminas entre la multitud, invisibilizado, encorvado, y oculto detras de tus anteojos de sol. Aún así, no puedes pasar inadvertido frente a mí. Se lo que sientes ahora... el bullicio del centro te parece más sobrecogedor y melancólico que el sonido de la lluvia estrellándose en tu ventana en aquellos preámbulos a esas tempestades que te fueron familiares desde el momento en que naciste. Moverte en las sombras estuvo en tu escencia desde que empezaste a hacer uso de razón, pero ahora lo novedoso es que por fin lo aceptaste sin la resignación de antaño. Lo asimilaste sin transformarlo en una tragedia griega, como había sido la tónica hasta ahora. ¿Que implicará esto? Creo que la respuesta no la tengo yo, y dudo que tu desenmarañes esta nueva encrucijada rapidamente. Por lo pronto, el efecto inmediato ha sido reiniciar este diálogo que fué interrumpido hace años. A estas alturas de mi vida, mirando fijamente esos ojos vacíos de los cuales eres dueño, puedo decir "Bienvenida, querida esquizofrenia"


Camines entre la multitud, invisibilizado, encorbat, i ocult detras dels teus anteojos de sol. Encara així, no pots passar distret enfront de mi. L'hi que sents ara... la bullícia del centre et sembla més esglaiador i malenconiós que el so de la pluja estavellant-se en la teva finestra en aquells preàmbuls a aquestes tempestats que et van ser familiars des del moment que vas néixer. Moure't en les ombres va estar en la teva escencia des que vas començar a fer ús de raó, però ara el nou és que per fi ho vas acceptar sense la resignació d'antany. Ho vas assimilar sense transformar-lo en una tragèdia grega, com havia estat la tònica fins a ara. Que implicarà això? Creo que la resposta no la tinc jo, i dubto que el teu desenbullis aquesta nova cruïlla rapidamente. D'antuvi, l'efecte immediat ha estat reiniciar aquest diàleg que fué interromput fa anys. A hores d'ara de la meva vida, mirant fixament aquests ulls buits dels quals ets amo, puc dir "Bienvenida, benvolguda esquizofrènia"

miércoles, agosto 20, 2008

El eterno epilogo del ermitaño.

Vaciar lo que hay en mi cabeza no va a ser fácil después de tanto tiempo. El último destello de memoria se ha ido resquebrajando con el paso del tiempo. Nunca me sentí de este mundo, nunca pude congeniar con un estilo de vida que todos parecen aceptar sin cuestionarse mayormente. Se supone que uno nace para vivir en sociedad, pero yo siempre tuve una tendencia a la soledad. Lo peor es que no necesariamente me gustaba; era como una droga a la cual me fui haciendo adicto. Oh! ¡Que miserable me sentía! Fué por esta razón de que escapé. Creo que es la unica solución para un desadaptado como yo. No buscaba la plenitud de la vida, pues ya la desesperanza se habia apoderado de mi ser y se había enraizado en mi mente. Dejé todo: mi familia, mis estudios, mi rutina, mi ciudad; y me embarqué en la aventura de vivir mi amargura en la mas absoluta soledad. Si hubiera podido ir a alguna luna de Marte lo hubiera hecho, pero solo me interné en la espesura del bosque. No me convetí en el ser salvaje en que yo esperaba, ni tampoco sentí el llamado de volver a la civilización. De pronto me vi condenado por mi mismo a vagar por la eternidad. Nunca sentí la presencia de Dios, y mucho menos la siento ahora. No lo he visto aquí en el bosque, quizás está mas ocupado en regular el precio del petróleo o en jugar con los niños de hermosos ropajes, rubios bucles y tez blanca. No, yo no nací para ser parte de este mundo. Eso no quiere decir que sea un ser superior. Al contrario, yo creo que soy una pieza defectuosa que no encaja en nunguno de los engranajes de la gran maquinaria LLevo mucho tiempo acá, tanto que los ultimos fulgores de mi memoria me fallan. Ya no recuerdo de que árbol me colgué. Y no es que eso sea muy relevante, pero quisiera saber su ubicación para encontrar unos putos cigarros. Quiero probar como saben despues de muerto.

sábado, diciembre 08, 2007

Perra Playa.

No fué hasta aquella noche en que me pude dar cuenta. Entre el frío, la humedad, la oscuridad insípida y mi mente retorcida en sí misma confabulaban para bajarme de la nube en que he estado flotando durante un largo periodo. Esa noche, entre risas, alcohol y guitarra, entre las olas del mar y las estrellas viajé por lo más recóndito de mi autodespreciado ser para encontrarme con la nada misma. En eso llega un grupo de perros vagabundos, que eran una molestia para el ambiente de juerga que existía. Me disponía a espantarlos cuando en sus ojos reconocí los míos. Fué como si hubiera visto un espejo, uno que pudiera reflejar el vacío del alma. A pesar de que los años pasan, a pesar de que las personas pasan, yo sigo empantanado batallando conmigo mismo, entrando en la vida de muchos para desaparecer despues. Como aquellos perros, aparezco como un cometa apagado en la vida de las personas que me rodean para luego desvanecerme. Como ellos busco algo imperecedero y encuentro la certeza de que lo que resta del camino lo tendré que transitar en absoluta soledad. Y al encontrarme reflejado en aquellos ojos miserables no hallé nada mejor que gritar... porque las lágrimas nunca brotaron.

viernes, mayo 11, 2007

EsquizoRocco.

La ventana me mira, la puerta se ríe y la pared me compadece.
La cama llora sangre, el sofá me escupe y el velador grita.
¿Y yo?
La alfombra baila reaggeton, la guitarra toca bajo y las cortinas duermen.
La marioneta se emborracha, los cuadros pelean y el closet guarda secretos.
¿Y yo?
La camisa me susurra, el collar me miente y la pulsera me abandona.
El Cinturón conforta, la polera apuñala y el pantalón enmudece.
¿Y yo?
Y yo escribo frenéticamente antes de que el teclado termine de devorarse todos mis dedos.

lunes, abril 02, 2007

Ulls Fulminants, Somriure Incendiari.

Guardé mi mente por un momento y desde ahí comenzó un descenso en caída libre. Si no tienes de donde afirmarte, ¿a que recurres? . Se termina todo, se esfuma lo poco que queda y yo en lo unico que puedo pensar es en aquellos ojos fulminantes. ¿A quien recurres cuando tu filosofía de vida se va al carajo sin previo aviso? ¿A que cresta recurres? Quisiera correr a abrazarla en vez de seguir cayendo. Pero es inutil. Es el estigma de alguien a quien no le enseñaron a querer. La maquinaria extraordinaria creada por mí para sobrevivir se ha vuelto vulnerable, y a su vez me ha vuelto vulnerable a mí. Es increíble como una sonrisa incendiaria puede volver al hombre mas seguro de sí mismo en el títere de un manco. Pienso en ella, y por mientras sigo cayendo.

lunes, marzo 26, 2007

Catarsis.

Una vez más me encuentro en una cacería de fantasmas. Cacería infructuosa por lo demás. Porque cuando no puedes dormir por los gritos de tus llagas no queda más que internarse en la niebla y jugar con el vacío. Porque cuando estás tan enfermo del alma como yo, no queda más que limpiarse la boca y volarse la cabeza. Y el invierno no llega nunca. Y el abrazo no llega nunca. El cielo se seca poco a poco y yo me incendio lentamente, sólo. Las noches llegan cada vez más afiladas, tanto que cortan carne, tanto que laceran la mente. Queda el consuelo de saber si la tortura termina, dejaría de ser yo. Pero queda la desesperanza de saber que bañarse en el infierno no es nada comparado con una noche como la de ahora: una noche rodeada de soledad, rodeada de recuerdos, rodeada de fantasmas, rodeada de mí.

martes, enero 16, 2007

Otro Post Discontinuado.

Es posible que mi persona inspire desconfianza en los demás. Es posible que por momentos yo sea la personificación de todo lo retorcida que puede llegar a ser la mente humana. ¿Es esto un ejercicio introspectivo? No. Simplemente me gusta sentirme como un chivo expiatorio, como una especie de sustancia alucinógena que provocara una catarsis al ser probada. Estoy preso de mi mismo; preso en una jaula alegre, pero preso al fin y al cabo. Hace unos dias me detuve a analizar el futuro lejano (creo que finalmente esto está tomando un giro instrospectivo), y me di cuenta que a pesar de que he cambiado miles de cosas (mi manía por ser un camaleón) , hay algo que no he podido ni podré modificar en lo absoluto: mi impronta solitaria. Yo sé que tengo amigos, que en realidad no soy un ermitaño (aunque debería), pero en la practica no he dejado de ser el niño de 6 años que creó un mundo donde vivir y en el cual no cabía nada más que su conciencia. Si avanzo 7 años en el tiempo, lo mas probable es que me encuentre con ese niño de nuevo, y si avanzo unas décadas más, podría ver el final de ese niño, muriendo sólo y con su expresión de felicidad grave, seria. Y esa es la conclusión. Vivo en un mundo en que no cabe más que mi conciencia, pero en el que a veces nacen demonios que sólo hacen que cada día ame más enfermizamente a mi dulcemente oscura soledad.

sábado, octubre 21, 2006

Estupideces de Desván.

Un disparo despierta a la Esposa de Javier, que ha estado durmiendo todo el día.
De esta manera este hombre dejó de existir en el desván de su casa,
luego de haberse pegado un tiro en la boca...
luego de haber decidido entre saborear una bala, tomar una sobredosis o colgandose del techo...
luego de decidir acabar con su vida...
luego de emborracharse para olvidar su dolor...
luego de llegar al desván...
luego de comprar litros de alcohol en la botillería más cercana...
luego de caminar sin un rumbo definido, mascando su rabia...
luego de refregarse los ojos una y otra vez sin poder darle crédito a lo que veía...
luego de ver a su mujer besandose con el nunca bien ponderado vecino...
luego de llegar a la plaza...
y todo esto por olvidar colocarse los anteojos.



Este escrito en lo posible debe leerse escuchando esta canción: Black - Pearl Jam












martes, septiembre 12, 2006

X

X vino de la lejana provincia de la Sangre, la Nieve y el Viento.
X recorrió toda tierra que le era ajena a la suya.
X vivió prisionero de su atormentada cabeza y su convulsionada carne.
X probó lo miserable de la existencia humana.
X enterró sus ojos en la cueva más profunda, en la isla más lejana.
X, ahora ciego, busca con desesperación encontrar las llaves del inframundo, y no las encuentra.
X cava en donde enterró sus ojos.
X encuentra, en vez de sus ojos, un par de orejas.
X posiciona su nueva adquisición en sus mejillas.
X escucha todo, y a todos, sentado en su trono de madera.
X oyó que las llaves del inframundo está en los sueños.
X, de forma tétricamente mágica, apreta "publicar entrada" , apaga el computador y se va a dormir.

miércoles, agosto 23, 2006

Memorias Torturables.

Abatir los miedos es lo más díficil que puedes hacer en estos momentos. No lo lograrías ni aunque estuvieras en estos momentos en un jardín de jazmines. Espero que te agrade el sabor metálico de los taladros ( a mí cierta vez me contaron que da comezón a la lengua ) , y es de esperar también que estés cómodo en tu lecho eléctrico. ¿Por qué tantos espasmos? No es para tanto, ¿no deseabas ver estrellas? Pues ahora incluso las puedes tocar. ¿Que me dices? ¿Que acalle los gritos de aquellos bastardos? Pero si no nay nadie mas, esos gritos son los tuyos, mi querido amigo. No entiendo tu desesperación... sabes que es una pesadilla, un lindo recuerdo, y aún así sudas hielo, y le imploras a tu virgen viril para que te deje tranquilo aunque sea esta noche. Bueno, te dejo, mi querido amigo. Espero que el dolor de tus cicatrices acaben apenas me haya ido.